Inicio Riesgos tecnológicos Trasformación a la energía limpia

Trasformación a la energía limpia

295
0
Photo by Tyler Casey on Unsplash

Si creías que la tecnología y el medio ambiente están peleados, no es así, sino que por el contrario, se han producidos innovaciones importantes que estas sustituyendo formas tradicionales de obtener ciertos recursos, con las cuales, el impacto ambiental está siendo reducido considerablemente, en este artículo hablaremos solo de uno de ellos: la energía.

Las innovaciones en la tecnología en esto tiempos de modernidad están siendo trascendentales, a través de la ruptura de ideas que están cambiando la mentalidad de las personas para generar cambios continuos y acelerados, en cuanto al uso de productos y servicios.

No se tiene que analizar demasiado para saber que los cambios para producir energía se han dado en función del aumento de la población y las “necesidades” de las compañías, los métodos de producción convencionales para producir energía han evolucionado en una línea que va desde el carbón – madera – combustibles fósiles – petróleo – centrales térmicas – eléctrica – nuclear – biomasa – eólica – hidráulica, etc.

Empecemos dejando en claro que la quema de combustibles es de las formas más dañinas de conseguir energía, ya que causan principalmente contaminación atmosférica por la emisión de dióxido de carbono, reflejándose en lluvia acida y el famoso efecto invernadero.

Cabe destacar que en la mención de la evolución de energías se incluyeron la eólica, hidráulica y biomasa, porque en general sí contaminan, pero en menor grado, contaminando a través de la erosión del suelo, pérdida de vegetación, retención de agua, afectación en ecosistemas, etc., lo anterior dejó abierta la posibilidad de transitar al uso de una energía limpia, considerando el daño que provoca el consumo de energía

Se ha notado que en los últimos 3 años ha habido un aumento considerable en el uso de energía renovable, ya que de acuerdo a datos de World Energy Outlook, que es una perspectiva propia de la Agencia Internacional de Energía (AIE) creada y gestionada por la Organización para la Cooperación  y el Desarrollo Económico (OCDE), ha publicado que en 2017 la energía renovable representó aproximadamente el 9.5% de toda la energía global[1].

Las energías renovables y limpias descarbonizan el suministro de energía del mundo, tal como lo es la tecnología en celdas solares, que son una fuerte competencia junto con las energías procedentes de combustibles fósiles, de hecho, el costo de la energía solar ahora es menor que el carbón y el gas natural, mostrando una reducción de costos operativos.

Algunos beneficios de transitar a energías limpias pueden ser incentivos fiscales o ganar créditos en el uso de la misma, estos casos son aplicados en países europeos, donde la energía solar está reduciendo la dependencia de la red tradicional.

Una de las actividades que generan mayores afectaciones es el transporte, algunos países como Francia, Inglaterra y China, se promulgaron para frenar el uso de automóviles de combustión fósil y eliminar por completo los motores de combustión interna, sin embargo, descarbonizar el transporte en general, realmente es uno de los mayores desafíos a nivel mundial.

Para esto se ha incrementado la producción de automóviles eléctricos, en donde los pronósticos indican que se podría quintuplicar la aparición de automóviles eléctricos en las carreteras y ciudades, con base en algunos datos que ha publicado el Foro Económico Mundial, se proyecta que “el número de vehículos eléctricos en la carretera aumentará en más del 7,000% entre 2017 y 2030”[2].  

Lo que apoyará en gran medida la reducción de quema de combustible convencional, sin embargo, los automóviles no son los únicos medios de transporte que generan emisiones de dióxido de carbono, ya que entre ellos también se encuentra la aviación y el transporte marítimo, que son dos medios que representan poco más del 40% de las emisiones de dióxido de carbono.

Aquí la tecnología no ha tenido grandes desarrollos que impacten en la reducción de sus emisiones, por el contrario, se han teorizado conceptos y planes para reducir la utilización de transportes con una logística más inteligente que aminore la demanda intensiva de estos mismos.

Uno de los factores e impresiones que reducen el uso de la energía limpia y renovable, ya lo conocemos y como lo mencionamos en la edición del mes de junio, el alto costo del almacenamiento de energía en las baterías es la principal barrera que impide la adopción generalizada de energía renovable intermitente.

Necesitamos realizar una mejora masiva en la densidad de energía para que las baterías de iones de litio compitan con los combustibles líquidos, sin embargo, algo tan importante como esto, también será la limpieza de cadenas completas de productos, desde las condiciones de trabajo en las minas que suministran materias primas, hasta la contaminación asociada con la eliminación inadecuada de las mismas.

Existen muchas opciones y estaremos preparados para lo que el desarrollo y la innovación nos tenga en el futuro.


[1] World Energy Outlook 2018

[2] Foro Económico Mundial 2019ómico Mundial 2019